Share Button

La calidad en la atención al cliente es un punto imprescindible que toda empresa tiene que tener en cuenta para ofrecer sus servicios, ya que de lo contrario, se convertirá en una arma de destrucción masiva en contra de sus intereses y evolución.

Según un estudio de la Oficina de Consumidores de los EE.UU, el 96% de los clientes descontentos con los productos adquiridos, nunca reclaman directamente a la empresa sobre la falta de atención o la baja calidad de un producto, pero dejarán de comprar en el negocio que no les atendió como esperaban. Esto es un problema ya que, no sólo perderemos un cliente, sino que esta persona compartirá su mala experiencia con otras personas cercanas a él y estó nos afectará en conseguir futuros clientes.

Sin embargo, esto no sucede así cuando ofrecemos un producto que cumple con las expectativas, y el cliente, queda satisfecho con el servicio prestado. Un cliente que esté plenamente satisfecho se lo comunicará a las personas de su alrededor pero a un número menor que si estuviese descontento. De esta forma las personas que estén al tanto de nuestra buena atención y calidad de producto, confiarán en nosotros.

Años atrás, los clientes esperaban que los servicios que se adquirian tuviesen un mínimo de calidad. Hoy en día, los clientes no adquieren un producto sin tener una calidad garantizada, además de tener una atención personalizada.

Si eres autónomo, tienes una pyme o eres un emprendedor que en breve tendrá su negocio no olvides dar la atención adecuada a tus clientes, y adaptarte a sus necesidades. Si conseguimos que todos nuestros clientes estén contentos con lo que han comprado y la atención al cliente, los resultados positivos no tardarán en llegar. Pero recuerda, un sólo cliente insatisfecho significa varios clientes perdidos.

 

Artículo escrito por Pilar Casares

Share Button