Share Button

Estamos hartos de escuchar en los medios de comunicación noticias como esta: Google viola la ley de protección de datos de Holanda. La compañía de Mountain View ha violado la ley de protección de datos de Holanda al combinar datos personales recogidos y procesados de usuarios de todos sus servicios y de otros que ofrece, según las conclusiones del regulador holandés.


Ley de protección de datos


Este tipo de noticias no hacen más que avivar el debate sobre la privacidad en Internet. La evolución de la tecnología, combinado con lo que comúnmente conocemos como el ´Internet de las cosas’, un concepto que implica que en un futuro próximo los objetos estarán cada vez más interconectados, está desembocando en potenciar la fragilidad de la seguridad en Internet.

¿Necesita la Ley de Protección de Datos un lavado de cara ante el potencial que está demostrando tener Internet? Muchos son los expertos que opinan que la velocidad de innovación y creación de nuevas herramientas en la red ha dejado obsoleta la Ley de Protección de Datos. Analicemos detenidamente los aspectos fundamentales de la Ley de Protección de datos en Internet.


emprendedores

Aspectos fundamentales de la Ley de Protección de Datos en Internet


1- Obligaciones legales

La Ley de Protección de Datos establece una serie de obligaciones legales que deben respetar las personas que recopilen y analicen datos de carácter personal, siempre que estos se incorporen bases de datos. Entre estas medidas es necesario destacar:

– La obligación de notificar la existencia de cualquier fichero automatizado (base de datos) a la Agencia de Protección de Datos.

– Es necesario redactar las cláusulas de protección de datos.

– Adopción de medidas de seguridad por el responsable del fichero automatizado de datos.

– Redacción del documento de seguridad de la empresa, con todas las medidas de seguridad a cumplir.

2- Seguridad

La Ley de Protección de Datos obliga a adoptar medidas preventivas de seguridad: copias de seguridad, auditorías para controlar el estado de las bases de datos,… con el único objetivo de proteger y preservar los datos personales de los usuarios.

El tipo de medidas de seguridad dependerá de la relevancia de los datos que tienes recopilados. Existen 3 tipos de medidas de seguridad:

– Nivel básico. Los ficheros contienen datos como el nombre, los apellidos, la dirección, el teléfono.

– Nivel medio. Cuando tratamos datos relacionados con servicios financieros, infracciones administrativas, infracciones penales, datos de la Hacienda Pública, o datos de ficheros de solvencia patrimonial o de crédito.

-Nivel alto. Solo aplicable cuando se trata de ficheros que contienen datos de carácter personal referentes a ideología, religión, creencias, afiliación sindical, origen racial o étnico, vida sexual, o datos relativos a la salud.

3- El derecho de los afectados

La Ley de Protección de Datos detalla una serie de derechos de los titulares de los datos almacenados. Entre los más destacados se encuentran los siguientes:

– La posibilidad de acceder a los datos que se han facilitado (igual no se ajustan con la realidad).

– El derecho a rectificar, o incluso cancelar dichos datos en el momento que deseen.

– El derecho a solicitar que no se dé ningún tipo de tratamiento a los datos que han sido facilitados.

Para ejercitar este derecho, los afectados disponen de un procedimiento específico, con diferentes plazos en las acciones de defensa.

4- Sanciones

Frente a cualquier vulneración, la Ley de Protección de Datos establece una serie de sanciones dependiendo de la gravedad de las infracciones cometidas, tanto por los responsables directos, como por los encargados del tratamiento de las bases de datos. Estas sanciones se pueden clasificar:

– Leves. Por ejemplo: No solicitar la inscripción del fichero de datos de carácter personal en el Registro General de Protección de Datos. Las sanciones a imponer consistirían en multas que podrían oscilar de 601,01 a 60.101,21 euros.

– Graves. Por ejemplo La vulneración del deber de secreto. En estos supuestos la sanción consistirá en una multa que oscilará entre 60.101,21 y 300.506,05 euros.

– Muy graves. Por ejemplo una recogida de datos de manera engañosa o fraudulenta. En estos casos las sanciones pueden oscilar de entre 300.506,05 a 601.012,10 euros.


emprendedores

suscríbete gratis al blog


Share Button