Share Button

Si queremos que nuestra estrategia de marketing de contenidos tenga éxito, no es necesario que nos esforcemos en generar la mayor cantidad de contenidos posible, ni que nos dejemos la piel en conseguir cuantas más noticias mejor, todavía existen empresas o usuarios que creen que por redactar 50 publicaciones diarias conseguirán mejor sus objetivos… Esto no es que sea discutible, es sencillamente, un error.

Actualmente todos conocemos el alcance e importancia de las redes sociales y el marketing de contenidos en general, como por ejemplo los blogs, etc. Es cierto que los contenidos ayudan a lograr tráfico y visitas, pero no son clave definitiva para propulsar nuestra marca o nuestros productos, y hacerlos crecer de cualquier forma. Lo que conocemos como branding, término muy de moda, y que es crear valor en una marca, es algo bastante más complejo y laborioso que generar contenidos de forma masiva absurdamente.

marketing de contenidos

Lo importante y lo que tenemos que tener en cuenta para desarrollar una buena estrategia de marketing de contenidos es que usemos las redes sociales y los soportes digitales para generación de contenidos de forma selectiva, es decir, no tiene ningún sentido claro, generar contenido “¡¡¡porque sí!!!”, lo que tenemos que hacer es filtrar esta información seleccionada por su calidad y su capacidad de generar interés, es decir, por su relevancia e interés real.

Según el marketing de contenidos, ¿es relevante esto que estamos publicando?

La relevancia de nuestra información debe estar presente en la línea general de nuestras acciones de social media, está muy bien compartir, generar contenidos, muchos de ellos se quedarán en el historial de nuestros blogs o redes sociales, pero… ¿Qué parte de esos contenidos servirán realmente para algo?, plantéate esto cada vez que estés pensando en “generar” nuevos contenidos. El día a día mueve mucha información, pero sólo una parte de esta, consigue convertirse al final en tendencia o moda, en contenido realmente interesante.

Podemos entonces decir que sí, que el contenido es en sí mismo muy importante, pero su contexto y su sentido implícito o explicito lo es todavía más aun, y si no lo hacemos todo con esa idea, estamos fracasando o perdiendo fuerza para comunicar con eficacia, y lo que puede ser peor, ¿Cómo te sentaría atiborrarte de comida basura?. Estamos tratando con Marcas, y todo lo que asociamos a ellas, cualquier pequeña información podría quedarse adherida a la misma. Con el paso del tiempo, nuestra línea informativa será un factor importante en el posicionamiento de nuestra imagen respecto a los consumidores.

Vuelvo a repetir que no tiene sentido generar contenidos de forma masificada si con ello no estamos localizando una demanda, creando interés en un colectivo o tratando con cierta picardía temas realmente relevantes y de interés.

Como ejemplo, imagínate que estamos hablando de algo así como el gusto por los vinos, no se trata de beber vino a litros, emborracharse y dar y vender vino de cualquier forma, se trata de saborear, de sacarle partido y disfrutarlo de verdad. De crear pues un universo de interés en torno al mismo y darle un valor mucho mayor del de una simple botella.

marketing de contenidos

¿10 Vinos de brick o 1 Rioja gran reserva? Cada uno que elija. 🙂

Para concluir, si realmente estamos interesados en generar contenidos como estrategia de marketing, no intentemos crear contenidos de formas aleatorias y/o poco cualificadas. Más vale poco y de calidad, que mucho y muy baja relevancia. Los usuarios cada vez más piden calidad y no cientos de publicaciones que  se quedan al final en el recuerdo de la nada y muchas horas de trabajo.

¿Qué opinas tú al respecto? Venga, anímate, nos interesa saber tu opinión 😉

 

Artículo escrito por Vicente Prieto, Gestión de clientes en OZONGO

Share Button